domingo, 14 de octubre de 2007

tordo

los domingos son generalmente grises.
pongamos este ejemplo:
la mujer mas hermosa que tolera
mi ya escasa resistencia al desengaño
vino a casa hoy.
dos termos de mate,facturas,nubes bajas en el balcon.
a ella no le gustan los pajaros
y a mi se me va la sangre a los pies
cuando veo ese tordo en el techo del vecino
tan negro,tan solo
tan libre
y a ella que no le gustan nada los pajaros.

2 comentarios:

Marie dijo...

me pareció haber leído otro poema más reciente que hablaba de la espera, que lástima que lo sacaste.

Los tordos en parís son enormes :P ...

besos

amaliovilla dijo...

Infinitas decepciones sostenidas por unos momentos de guardia baja.

Es un poco la belleza de saber que sólo podremos apreciar unas pocas flores entre tanto yuyal.

Pero qué lindas son las flores, aunque tristes.